Blue Flower

El sábado 20 de agosto Compañeros del colectivo Extopocien coordinados por nuestro compañero de La Roda, Segis, quedamos a las 8 de la mañana en Riopar para instalar la estación meteorológica que José María Calaforra nos dejó para el proyecto de estudio geológico en el que se está trabajando de la Cueva de Chorros. La instalación de esta estación completaría el equipo que el fin de semana anterior se instalo en el interior de la cueva. Este es el principio de la instalación de nuevos sensores que arrojaran mucha información sobre el funcionamiento hidrológico de esta cavidad. Es un proyecto muy ambicioso en el que están trabajando geólogos y científicos de primer orden de nuestro país. Aprovechamos el viaje para echar un vistazo en el Barranco de la Horquilla a la zona donde se está trabajando para localizar nuevos accesos aéreos en lo que podría ser el sector 5 de la Cueva de Chorros, estuvimos pateando la zona durante toda la mañana localizando nuevos agujeros en los que trabajar. Gracias a Segis, Ester, Jerry , Juan Leandro y Juan Antonio por esta nueva aportación al trabajo continuado del Colectivo Extopocien.

Fotos de Esta actividad se pueden ver en la Galería de Fotos.

Intenso fin de semana en los trabajos de fotografía del segundo sector de la Cueva de Chorros. Victor Ferrer se desplazó desde Barcelona para terminar de fotografiar esta zona de la cueva, fotos que se incluirán en el 2º. volumen de fotografías de la Cueva de Chorros. Entra en espeleuka el viernes por la tarde día 29 con con componentes del colectivo Extopocien; su intención aprovechar el tiempo al máximo por lo que deciden montar campamento dentro de la cavidad, dormirán la noche del viernes y la del sábado. Tanto el sábado como el domingo se incorporan nuevos compañeros para colaborar con el trabajo de topografía, y parte del equipo de geólogos para realizar sus estudios y localizar zonas donde ubicar equipos de medida. Otros recorrimos el sábado por la mañana el Barranco de la Horquilla para continuar con la búsqueda de algún acceso a lo que sería el 5º. sector de la cueva de Chorros, contamos con la compañía de Paco Pavía que tanto tiene que decir en la historia de las exploraciones de esta cavidad. Al mismo tiempos otros compañeros realizaron trabajos de instalación de equipos de medida en el 1er. sector por la surgencia de la Cueva de Chorros. Fin de semana muy  completo donde han participado un número importante de compañeros los días 29, 30 y 31 de julio.

Fotos de esta actividad en superficie se pueden ver en la galería de fotos.

Nueva actividad programada por Extopocien en la CM100. Este sábado 23 de julio de  2016,  nuevo ataque a la exploración punta que se está realizando en el Lago Tica de este sector de la Cueva de Chorros. Como siempre buena respuesta del colectivo Extopocien para el apoyo de la actividad que reunió a espeleólogos de Alicante, Elche,  Cartagena, La Roda, Jumilla y colaboradores habituales en para la preparación de los buzos. La actividad se desarrolló sin incidencias, la indisposición de uno de los buzos que tuvo que regresar a la media hora de iniciada la inmersión acortó el tiempo de exploración que aún así dio como resultado 40 metros más explorados de sifón que les llevó hasta una salida a una fractura aérea que por sus características no parece que tenga posibilidad de continuación. Seguiremos insistiendo.

Fotos de esta actividad se pueden ver en la galería de fotos.

Ya está en la Sección de Senderismo el calendario de actividades del tercer trimestre 2016.

El fin de semana pasado, (2 y 3 de julio 2016), con  muy malas compañías, a saber, Fracho Ramón, Roque el "Litri",  otro Roque, el "González",  Dª Juanita, y un servidor nos fuimos para Granada, en concreto  a Sierra Nevada. El sábado fue de aproximación,  o  sea pezoneando de aquí para allá y gastronómico.   Nos culturizamos en Orce, con nuestros ancestros, hasta  que al de siempre  le dio un venazo y dijo que teníamos prisa y nos fuimos sin ver un documental sobre el tema.  En ese momento, nuestra mayor preocupación fue ver donde comíamos, y después de varias vueltas, lo hicimos en Jérez del Marquesado, en el Pichicha, un bar situado en el Polideportivo del Pueblo, sin  exquisiteces absurdas y  con comida recia.  Luego continuamos nuestra fatigosa aproximación al Refugio del Postero Alto, situado a unos 1.800 y pico metros sobre el nivel del mar, al que llegamos con los coches.   La tarde, la pasamos en ese marco impresionante, sentados en la terraza  distraídos con el ir y venir de un carbonero, que tenía el nido en uno de los huecos de la pared del refugio, hecha con losas de pizarra. 

La cena prevista para las 20,30 horas se demoró un poco, y otra vez el ansioso, sin esperar a la cena, se fue a dormir sin cenar.  Los demás no desaprovechamos la ocasión, y regada con una botella de vino de garnacha tintorera  que nos llevamos, cenamos estupendamente.

 

 Como queríamos madrugar, a las dos chicas encargadas del refugio (en mi pueblo dirían guarda caseras) les dijimos que si nos podían dejar el desayuno para las 6  h, en el comedor, y amablemente, nos lo dieron para llevarnoslo a la habitación.   

 

 Esa noche, nos confirmó Santi, que llegaría a las 12 h. para unirse a la banda.

 

 A las 5,30 h. arriba, y empezaron los reproches sobre mis ronquidos,  en la habitación  donde dormimos todos, y yo les contesté lo de siempre, que yo  no los había oído.  Fue en ese momento cuando me empecé a poner de mala leche, viendo  ya cerca la paliza que me esperaba.  

 

 Nada más salir, del refugio, marcando el ritmo el "González" empecé a hacer la goma, pues yo aplico la máxima que "correr es de cobarde y malos toreros".  Ya,  cuando dejamos la pista forestal y nos fuimos hacía el barranco  situado a la derecha, y hacer la ascensión por el lado izquierdo del arroyo, conociéndome los que iban delante, me mandaron a Santí, para que no me quedará solo, y tengo que reconocer que fue providencial, pues con su presencia y charla me fui serenando y cogiendo un ritmo aceptable para afrontar la interminable y costosa subida.   Las fotografías, como veréis aquellos que aguanten esta soflama, son pocas y malas, pero es que bastante tenía yo como seguir a los de adelante, que no me dejaban coger resuello.   Superado el lugar  de nacimiento del arroyo, el desnivel se hizo más duro, y en las Piedras  de los Ladrones, almorzó un grupo, y Fracho  y yo unos 80 metros más abajo, ya a 2.900 metros y pico desnivel.   Reanudamos la marcha,  y a las 10,30 h. llegamos al Picón de Jérez,  y desde allí, cresteando al Puntal de las Juntillas, y al Cerro Pelado.  En toda la subida fuimos amablemente acompañados de un viento de cara,  y en  la cresta, lateral, que fastidió todo lo que pudo y más.  Nada que pueda decir sobre lo maravilloso del lugar y del entorno natural que lo rodea.   En la subida tardamos cinco horas, y la bajada la hicimos por otro lugar, por unos inmensos escalones desde los que teníamos siempre a vista el refugio, al que llegamos  a las 14,30 h.

 

 Mención especial tengo que hacer de Dª Juanita,  jubilada, sus  labores,  que en todo momento detrás de su "Roque", el González, tuve que perseguir de lejos pues no tenía manera de  alcanzarlos.

 

 En definitiva, un  muy mal fin de semana, del que no escarmiento, pues ya se están haciendo planes para ir al Veleta y al Mulhacén.

 

Os dejó dos enlaces, uno con las fotografías que puede hacer, y otro con el track del andandillo por si alguno pica.

Para ver las fotos Pinchar Aquí.

Para ver el track Pinchar Aquí.